Qué es el cáncer peritoneal?

Todos los órganos de la cavidad abdominal – tales como el estómago y el intestino – y la pared abdominal se encuentran cubiertos por una capa delgada de células. Esta capa es denominada “la línea peritoneal” o “el peritoneo”. Desafortunadamente, el peritoneo puede ser invadido por células malignas. Esta condición es más comúnmente referida como “cáncer peritoneal”, pero también ha sido llamado malignidad de la superficie peritoneo (“PSM”), carcinomatosis peritoneal, metástasis peritoneo o pseudomixoma peritoneo (“PMP”).

Tres diferentes orígenes posibles

En el cáncer peritoneal, hay tres diferentes orígenes potenciales para las células malignas. En primer lugar, el cáncer puede originarse de las denominadas células mesoteliales que componen el peritoneo, lo cual resulta en un muy raro tipo de cáncer llamado “mesotelioma maligno”.

La segunda (y también rara) fuente de células cancerígenas es un tumor productor de moco, el cual es más frecuentemente situado en el apéndice. Este tumor puede romperse al crecer, y la ruptura diseminar células productoras de moco hacia el abdomen. Eventualmente el abdomen se llena de moco, lo cual conduce a una condición conocida como pseudomixoma peritoneal (PMP)

Finalmente – y siendo la más común – el cáncer peritoneal se origina de células cancerígenas que son esparcidas por un tumor primario en otro sitio del cuerpo. Las células viajan al peritoneo e inician a crecer en la superficie peritoneal. Casi cualquier tumor primario en el cuerpo puede causar esta enfermedad, pero los órganos abdominales, como son el colon, el estómago y los ovarios, son los órganos más comunes de origen. Típicamente las células malignas irán multiplicándose y formarán pequeños nódulos tumores ( entre 2 a 5mm) sobre el peritoneo. Sin embargo los tumores más grandes no son raros, y algunas veces, conglomerados voluminosos de nódulos pueden desarrollarse en estadios avanzados. Los nódulos del cáncer peritoneal pueden presentarse en cualquier lugar de la cavidad abdominal, pero los sitios más comunes incluyen el diafragma derecho, la pelvis pequeña, el omento y la superficie intestinal.

Estos nódulos cancerosos eventualmente obstruirán las asas intestinales y causarán la acumulación de líquido en el abdomen ( p.ej. “ascitis maligna”). El cáncer peritoneal debe ser considerado como una forma muy seria y avanzada de cáncer.